Cuando el Covid llega a casa

“Fue casualidad que mi pareja y yo estábamos en casas distintas cuando me hice la prueba y di positivo a Covid, así que yo me quedé sola con mi bebé Victoria, de once meses.

Imagen Portada

Jamás me había sentido peligrosa, pero en ese momento pensé en todas las personas a las que pude haber contagiado sin saber. Sentí culpa. También sentí miedo por mi hija. Su pediatra me tranquilizó y recomendó que le haga la prueba solo si mostraba síntomas, y que le siguiera dando teta porque eso la ponía más fuerte. Felizmente, ella lo tomó como una campeona y sin ningún síntoma.

Cada vez que me sentía a punto de colapsar, pensaba en todas esas mamás que estaban incluso más complicadas que yo. Traté de canalizar energía positiva. Y le hablaba mucho a Victoria. Le explicaba: “Perdóname, estoy cansada, no me siento bien, no eres tú”. Qué importante es hablar con nuestros hijos, así sean bebés.

Cuando eres mamá, no importa si estás enferma o no, tienes que pararte de la cama, no te queda de otra. Ese impulso es puro instinto, es puro amor. A partir de que te conviertes en mamá surgen muchos miedos, pero estos no nos pueden inmovilizar. La mente es muy poderosa”.

 

 

¡Compártelo con otras mamás que necesiten saberlo!

Comenta con la comunidad

Queremos saber tu experiencia, inicia sesión y cuéntanos.

0
    Tu cochecito de compras
    Tu carrito esta vacíoVolver a la tienda