Depresión posparto: ¿Cómo identificarla y tratarla?

Se cree que el embarazo y el posparto son una época de felicidad plena, pero lo cierto es que se trata de un periodo de alta vulnerabilidad emocional. ¿Qué podemos hacer para cuidar de nuestra salud mental cuando nos convertimos en mamás? La psicóloga perinatal Mapi Vicente nos orienta.

Imagen Portada

La depresión posparto es un trastorno del estado de ánimo al igual que una depresión en cualquier otra etapa de la vida. La única diferencia es que puede tener lugar desde el parto hasta doce meses después de este.

“Si bien no existe una causa única para la depresión posparto, existen factores de riesgo que nos pueden predisponer a sufrirla”, explica la psicóloga perinatal Mapi Vicente. Y agrega: “Entre ellas destacan la historia personal y familiar, es decir, si he sufrido de depresión antes o si tengo algún pariente que la haya tenido. Otros factores de riesgo son los embarazos no planificados o no deseados, así como las complicaciones durante el embarazo o parto”.

Depresión posparto: ¿Qué factores nos predisponen a tenerla?

¿Cómo reconocer la depresión posparto?

Para identificar este trastorno debemos estar atentos a los siguientes síntomas:

Cambios en el estado de ánimo que se dan con mucha frecuencia.
• Mucha tristeza y/o irritabilidad por periodos prolongados.
• Insomnio no relacionado con los despertares del bebé.
• Falta de apetito y de disfrute en el día a día.
• Desvalorización y sensación de “mi bebé estaría mucho mejor sin mí”

Para poder tratar la depresión posparto debemos diagnosticarla con un profesional de la salud mental. “El tratamiento suele ser un proceso de psicoterapia, muchas veces acompañado de una medicación necesaria y apta para el posparto y la lactancia. Es importante diagnosticarla a tiempo y tratarla, porque la depresión posparto no desaparece sola”, añade la especialista.

¿Cómo tratar la depresión posparto?

Asimismo, advierte que debemos estar atentos a la depresión durante la gestación. “Hoy en día se sabe que el 40% de las depresiones posparto iniciaron en el embarazo y no fueron tratadas”, afirma la psicóloga.

Recuerda siempre que la maternidad es una etapa de grandes cambios tanto físicos como emocionales y de mucha adaptación. Tendrás momentos de suma alegría pero también es natural sentirse agotada o abrumada.

Tener una red de apoyo fuerte es fundamental. Tómate un tiempo para contarles cómo te sientes y si crees que necesitas ayuda profesional, no dudes en expresarlo. Una oportuna atención médica evitará consecuencias adversas en tu salud mental y la de tu familia así como en el vínculo que estás formando con tu bebé.

¡Compártelo con otras mamás que necesiten saberlo!

Comenta con la comunidad

Queremos saber tu experiencia, inicia sesión y cuéntanos.

0
    Tu cochecito de compras
    Tu carrito esta vacíoVolver a la tienda